La Rana Roja

¿Quiénes somos? Misión, Visión y Valores

¿Quiénes somos?

Esta pregunta lleva resonando desde diferentes rincones del mundo sin importar la época, el lugar o el contexto de aquel que la formula. Se ha preguntado, se pregunta y se preguntará, entendiéndola desde diferentes perspectivas según el escenario o el contexto social.

La pregunta queda clara, pero... ¿y la respuesta?

Si echamos la vista hacia atrás, observamos como los diferentes filósofos de la edad antigua hasta los cantantes más vanguardistas han luchado por encontrar una respuesta válida. "Lo único que sé, es que no sé nada" por parte de Sócrates o "Pienso, luego existo" de manos de Descartes son afirmaciones que seguro nos resultan familiares.

No nos podemos olvidar tampoco de los prestigiosos escritores y de aquel "ser o no ser, esa es la cuestión" o de los científicos que estudiaban sobre nuestra propia realidad. ¿Seremos energía? ¿Dependerá de la perspectiva? Quizás todo es relativo... ¿verdad Einstein?

Pero ahora bien, estimado lector, con este escrito no pretendemos dar lecciones de historia filosófica ni aburrirle con citas de grandes científicos. Tampoco dar lecciones de moral ni causar un impacto existencialista en su ser. Atienda al mejor consejo que le podemos dar en estos momentos:

Olvide lo que acaba de leer y preste atención a estas tres palabras: MISIÓN, VISIÓN Y VALORES

Imagen personal

Empecemos a contextualizar en un escenario actual la respuesta sobre quiénes somos.

A la hora de definir nuestra identidad, es más que evidente que el punto de partida es la imagen, la percepción visual que obtenemos tanto de las personas, como de los proyectos, entidades o empresas.

¿Qué imagen quieres generar de ti?

Solo tú eres dueño de la respuesta a esta pregunta. La única premisa es que la imagen que generes cumpla tus objetivos y que los ojos que la perciban entiendan tú intención de ser. De lo contrario, habrás fracasado. Tu marca personal debe tener tu toque, tu valor y tu intención, pero lo más importante es que aquellos que la perciban, la entiendan de igual forma que tú la has querido proyectar.

Veamos un par de ejemplos:

Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg – Fundador de Facebook

Imagen juvenil, informal y cercana, como podría ser la descripción de cualquier usuario de entre los millones que utilizan su red social. Esta imagen no es una coincidencia.

Steve Jobs

Steve Jobs – Cofundador de Apple Inc

Serio, austero, formal y acromático, utilización del no-color (blanco, negro o transparente). Esta definición encaja con cualquier producto Apple. Su aspecto no solo habla de él, sino de su compañía.

Imagen corporativa

Una marca personal es importante si es lo que queremos mostrar de nosotros mismos, pero ahora vamos a centrarnos en la imagen corporativa de nuestra idea, proyecto o empresa.

La parte gráfica de una marca es fundamental para el reconocimiento y la captación de los usuarios. Sin ella, todo el trabajo que lleve detrás puede llegar a desaparecer si los usuarios no nos reconocen o nos identifican con lo que hacemos. Por suerte o por desgracia, todo empieza en la imagen, los colores, la tipografía o el logo que nos define a primera vista.

Como vemos en los ejemplos, la forma, los colores y la letra hacen que nuestra mente lo relacione directamente con una marca, a pesar de que estemos leyendo otra marca distinta. ¿Y por qué? Porque para nuestro cerebro es mucho más fácil entender estos códigos visuales en vez de realizar el ejercicio de leer. Estas compañías han sabido crear una imagen fuerte para que el usuario, con solo un vistazo, sepa quiénes son y qué les van a ofrecer.

Una vez establecido el diseño gráfico de un proyecto, el siguiente paso es marcar unas pautas de utilización de esta imagen para que no se distorsione aleatoriamente. Así, podemos definir una normativa de uso de nuestra marca para seguir una estrategia o línea de diseño que se adapte a lo que buscamos. De este modo, evitamos que puedan modificar nuestra imagen en un sinfín de posibilidades entre colores, formas y gustos.

Para que todo se desarrolle siguiendo los objetivos de una compañía, los correctos usos de una marca se plasman en un documento llamado VIM (Visual Identity Manual). Es decir, Manual de Identidad Visual, que refleja las normas que queremos proyectar a través de nuestra imagen.

Misión, Visión y Valores

Queda claro que la imagen es una parte fundamental a la hora de definirnos, pero no la única. Nuestra decisiones, acciones e intenciones, así como nuestras políticas de empresa, nuestros trabajadores y nuestros objetivos, también nos definen. Para encaminar todos estos conceptos, no hay nada mejor que saber definir nuestra Misión, Visión y Valores.

Las empresas que trabajan estos tres conceptos son empresas que orientan mejor sus acciones de marketing, afrontan mejor los imprevistos que les puedan surgir y sobre todo tienen claro el camino que tienen que seguir. Tienen presente quiénes son, quiénes quieren ser en el futuro y qué valores tienen para conseguirlo.

Estos conceptos claros y definidos ayudan a la toma de decisiones que tendrán que estar basadas en unos valores claros para construir la visión y la misión. Además, también nos ayudan a mostrarnos como empresa hacia nuestros usuarios de manera cercana, clara y transparente. Estas tres palabras serán nuestro ADN y todos lo conocerán.

Visión

La visión es el punto de partida en el trabajo de planificación. Además, es parte del proceso de visualización incluyendo la definición de la misión y a los valores.

La misión tiene que ver con el SUEÑO de la empresa o lo que quiere lograr esta a largo plazo. Nuestra imagen del futuro, dónde queremos llegar.

¿Qué queremos conseguir como organización?

¿Cómo se enfrentará ésta al cambio?

¿Cómo se diferenciará del resto?

¿Cómo logrará ser competitiva?

Son las preguntas que tendremos que contestar para definir la visión de una compañía. El sueño de la empresa alinea a la organización y facilita el proceso de planificación. La visión es ENERGIZANTE, empuja en una dirección y da la forma al objetivo a largo plazo, que debe ser compartido por todos en la empresa.

En los años 80, Steve Jobs tuvo un sueño, una visión: “Una computadora personal en cada hogar”

Si queremos generar una visión de nuestro proyecto o compañía, podemos realizarnos estas preguntas sobre la premisa:

¿Define un futuro deseable?

¿Motiva? ¿Es real?

¿Es clara y concisa?

¿Es memorable?

Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, será muy fácil que toda la organización haga suya la visión y trabajen para que se cumpla.

Misión

La Misión tiene que ver con aquello que hacemos y, a través de ella, definir la RAZÓN DE SER DEL NEGOCIO.

¿Qué hacemos?

¿Para quién lo hacemos?

¿Qué necesidades satisfacemos?

¿Qué valoran nuestros clientes?

¿Cómo nos diferenciamos del resto?

Esto último es fundamental para que nuestros servicios o productos no se diluyan en el amplio mercado. La Misión debe reflejar claramente cómo se diferencia la empresa; debe ser clara, corta y memorable. Debe hablar de nosotros, de lo que hacemos y de nuestros usuarios.

“Organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”

Efectivamente, esta Misión es de Google, quien marca su razón de ser en una sentencia que cualquier usuario puede reconocer y conectar con su compañía.

Valores

Los valores tienen que ver con el ¿CÓMO?Expresan la manera y la forma de cómo tiene que trabajar una organización.

La innovación

El trabajo en equipo

La cercanía

El foco en el cliente

Son ejemplos de cómo se quiere que se logren los grandes objetivos de la empresa, trabajando conjuntamente por una meta común, real y alcanzable.

Los valores resumen los principios éticos que sostienen el espíritu de la empresa y le brindan un código de comportamiento y de decisión. Son la “personalidad” del equipo en base a sus objetivos.

En definitiva, los valores resumen los principios éticos de una compañía, siendo el espíritu por el que se unieron a trabajar, marcando un código de comportamiento y decisión.

Conclusión

Hemos visto que la imagen que proyectamos no solo reside en la parte gráfica o física, sino que también en nuestras políticas, acciones y valores.

Sabemos que la visión tiene que ver con la meta, la foto del futuro. La misión representa nuestra razón de ser y los valores son la esencia de cómo conseguiremos nuestros objetivos.

Estos tres conceptos los hemos visto aplicados a una compañía o empresa, pero también son importantes a la hora de definirnos a nosotros mismos o a la hora de crear una marca personal. A través de nuestra Misión, Visión y Valores, podemos crear la base de nuestro plan estratégico, siendo fieles a quiénes somos, a qué queremos y para quién queremos dedicar nuestro trabajo y esfuerzo.

Recuerda que solo tú decides quién quieres ser y qué imagen proyectar, pero ya sabes que:

Una gran marca conlleva una gran responsabilidad.

Consejo de la Rana Roja.

Cursos de Minipost35 recomendados

Curso certificado
8 horas
100% online
Curso certificado
8 horas
100% online
Curso certificado
8 horas
100% online
¿Quieres leer el artículo?