La Rana Roja

No hay fracasos, solo resultados

El fracaso no es la alternativa al éxito. Todos nos enfrentamos al fracaso de una forma u otra. Lo que realmente importa es cómo reaccionas y aprendes de éste, porque nunca debes detenerte para cumplir tu visión.

No obstante, la experiencia de fracasar puede ser una gran fuente de aprendizaje siempre y cuando la mires con la perspectiva correcta. Así que no olvides que aprender de tus errores y trabajar duro por alcanzar tus objetivos, son ambos, ingredientes necesarios para alcanzar el éxito en tu vida. Muchos de los empresarios más exitosos de todos los tiempos, han sido grandes “fracasados” que han aprendido a salir adelante. Te contamos sus ejemplos:

WALT DISNEY (1901 - 1966):

Uno de los genios más exitosos del siglo 20 fue despedido de un periódico porque no tenía creatividad. Tratando de seguir adelante, fundó su primera empresa de animación llamada Laugh- O-Gram Films. Aunque consiguió recaudar 15 mil dólares para la empresa, tuvo que cerrarla por problemas económicos. Desesperado y sin dinero, Disney encontró una forma de llegar a Hollywood y enfrentó la crítica y el fracaso. Muchos de sus actuales y premiados personajes (Blanca Nieves, Pinocho…) fueron en su día un total fracaso, y pasó tiempo hasta que estas películas comenzaron a hacerse populares.

AKIO NORITA (1921 - 1999):

Junto con su amigo Masaru Ibuka, trabajaron en una olla eléctrica para cocer arroz. Después de la guerra era difícil obtener este producto bien cocinado y vieron una oportunidad de negocio, pero ello desembocó en el primer fracaso para Norita y su grupo. La compañía comenzó a proveer un «voltímetro de tubos al vacío», y con este intento el negocio de Ibuka y Norita inició en plena marcha a finales de 1945.

En 1958, la compañía decide empezar a utilizar la marca SONY y, tres años más tarde, cambia el nombre de la empresa por el de Sony Corporation. Hoy en día es una de las empresas más exitosas con cientos de patentes a su nombre.

HENRY FORD (1863 - 1947):

En lugar de trabajar en la granja familiar, Henry Ford prefirió arreglar los relojes a los vecinos. Tenía mucho interés en el campo técnico. Debido a este interés estaba obsesionado con hacer un “carro sin caballos”.

La obsesión se manifestó cuando Henry Ford logró hacer en 1896 un artilugio de cuatro ruedas impulsado por motores pequeños.

El éxito de la fabricación de automóviles atrajo a varios empresarios y comenzaron a trabajar juntos para establecer una empresa de fabricación de automóviles. Esta empresa fracasó. La compañía nunca produjo con éxito un solo coche y sus inversores enfadados expulsaron a Henry Ford de la asociación. Pero él siguió convencido de que un día sería capaz de producir y vender buenos coches. Fracasó 5 veces en los negocios antes de fundar la legendaria y famosa Ford Motor Company.

HENRY FORD (1863 - 1947):

Una empresa que haga mucha I+D, con varias patentes anuales y que no deje de innovar, ¿tiene garantizado el éxito?

En 1883 se presenta en un congreso el avance científico: un aparato profesional que permite obtener fotos a partir de placas secas al gelatinobromuro. En aquel momento, había que seguir 17 pasos para tomar una foto. En ese mismo año, George Eastman inventa la película enrollable y en 1888 inventa una cámara que permite a cualquiera obtener fotos en 3 pasos. 

En este momento lo simple hubiera sido adaptar el invento de 1883 a la película enrollable haciéndola más pequeña y manejable para los profesionales, pero George Eastman decidió crear una industria.
Democratizó la fotografía, haciendo que cualquiera pudiera disponer de ella. Tuvo la visión global, que diferencia un pensamiento cerrado de uno amplio “you press the button, we do the rest”.  Cuando Kodak disponía del monopolio de los audiovisuales, en 1969 Neil Amstrong utilizó una de
sus cámaras para grabar el momento en que pisaban la luna por primera vez. La película posiblemente tuvo más espectadores que las 80 cintas ganadoras del Oscar a la mejor película que se filmaron con la firma.

¿Por qué ha cerrado Kodak?

Curiosamente, Kodak, que dominó su industria y el mundo de la película, no pudo contra el negocio de la cámara digital, que ellos mismos inventaron.
Actualmente, se nos hace difícil imaginar que hace
unos años Kodak fue la comunidad de amantes de la fotografía más grande que jamás había existido. Después llegó Flickr, Instagram, las app para compartir fotografías…

STEVE JOBS (1955 - 2011):

Steve Jobs fue despedido de su propia empresa. No
sólo era un gran emprendedor debido a sus grandes
inventos, sino también por haberse recuperado de
un fracaso insuperable.

Jobs encontró el éxito en sus 20’s cuando Apple se convirtió en un imperio masivo, pero cuando tenía 30, la junta directiva decidió despedirlo. Sin dejarse intimidar por el fracaso, fundó una nueva empresa
llamada NeXT, la cual fue adquirida por Apple poco tiempo después. Una vez que regresó a Apple, renovó la imagen de la empresa y la hizo crecer,
para llegar a lo más alto de la tecnología actual.

Todos estos ejemplos son conocidos, los hemos leído mil veces en las revistas, hemos aprendido y compartido sus historias,… pero esto no solo
pasa en las grandes empresas. La resiliencia, como capacidad adaptativa y para reponerse de los golpes, es una cualidad muy deseada y envidiada
en todas las empresas.

Todos conocemos graves errores que se han cometido en nuestros puestos de trabajo, y ya sea por constancia, suerte o una gran oportunidad bien aprovechada han sabido salir adelante. Este es el
caso de un empleado de una fábrica de Venezuela, que debido a un error humano en un pedido de material (en vez de 1.000 kg, pidió 10.000kg) llevo a la empresa casi a la ruina. Un tiempo después, ese material escaseó en el país, y con la venta del material sobrante, triplicaron las ganancias de aquel año. ¿Qué hubiera pasado si ese material se hubiera tirado?¿O si aquel empleado hubiera sido despedido?

Un fallo que se sabe gestionar, acaba por crear buenos hábitos de conducta en los empleados.
Ya sea en forma de acortar tiempos de entrega o asegurar compras simplemente con más ojos que lo revisen.

De todos los problemas, se sacará algo bueno en el futuro, en forma de aprendizajes vitales. Consejo de la Rana Roja.

Share This
¿Quieres leer el artículo?