La Rana Roja

La vida está hecha para aprender

¿Si la moneda de cambio fuera tu tiempo, en qué lo invertirías?

¿Cuál es el anhelo de la humanidad? ¿La juventud eterna, una vida sin vejez? ¿Una vida sin enfermedades? ¿Poder vivir para siempre?

Imagina que todo esto fuese posible... ¿Cuál sería el precio?

"IN TME” es una película del año 2011 dirigida por el mismo Andrew Niccol que trata sobre una hipotética sociedad en la que la moneda de cambio es el tiempo. El tiempo es el salario y se adquieren servicios y artículos intercambiando tiempo. Mantenernos con vida dependerá de que el tiempo del reloj no se agote. Si lo hace, es como si el cuerpo dejara de trabajar fulminantemente.

Pero... ¿Qué pasaría si ya sabemos que nuestro tiempo es limitado
y es visible para nosotros a través del reloj?

Cuando miras esta visión de la vida en la que el tiempo es la moneda de cambio, y que a través de un reloj puedes saber cuánto tiempo te queda, surge la conciencia acerca de : ¿Cómo invertimos el tiempo y en qué?

Con ello crecen una gran cantidad de pensamientos en los que asociamos esta situación a la vida real y en los que el famoso refrán "El tiempo es oro" deja de ser solo una frase hecha para convertirse en una realidad.

En este nuevo mundo de “ficción” los ricos pueden vivir eternamente, ya que su tiempo es ilimitado. El resto tiene que gestionar cada minuto de su vida donde literalmente viven al día y al minuto. Los pobres se despiden pronto de la vida. Para que unos sean inmortales, otros tienen que morir porque, aparentemente, no hay especio para todos.

Es una sociedad inquietante donde indiscriminadamente aumenta el costo de los servicios y productos para asegurarse de que la gente siga muriendo.

Por ejemplo, hoy un café puede costar 3 minutos y mañana aumentar a 4, quitándote un minuto más de vida. Es más, imagina que el viaje de autobús hoy cuesta 1 hora y mañana sin previo aviso cuesta 2 horas. ¿Qué pasaría si lo que solo queda en tu reloj son 2 horas? ¿Cómo llegarías a tu trabajo?

El precio que tienen que pagar por una eterna juventud no es dinero, sino tiempo.

¿Parece imposible verdad?

Sería fantástico poder ganar tiempo de vida haciendo lo que realmente te gusta, lo que verdaderamente te hace feliz.

Ganar tiempo significaría ganar vida.

Esto podría traer muchas ventajas.

¿Qué harías con tu tiempo si superas cuándo se va a terminar?

Saber lo que te queda de vida seguramente te lleve a aprovechar al máximo el tiempo, sin llegar a perder ni un minuto. Y eso querido lector, es una buena ventaja.

Pues bien, deja que te diga una cosa: no hace falta saber cuándo se va a acabar tu tiempo para poder aprovechar tu vida.

Un famoso científico, político, polímata e inventor estadounidense llamado Benjamin Franklin decía:

¿Acaso amas la vida? Entonces no puedes malgastar tu tiempo, porque eso es de lo que está hecha la vida.

Sabemos que se nos está yendo la vida con el tiempo. Malgastarlo significa malgastar la vida. Aprovecharlo significa aprovechar la vida. Y disfrutarlo significa… En fin, ya sabes.

Sin embargo, no solo se puede vivir del tiempo. Para ello debes invertirlo en trabajo. Y para que no sea el trabajo una pérdida de tiempo, debes hacer que te haga sentir vivo. Parece un trabalenguas, ¿verdad? Bueno… pues es mucho más sencillo de lo que parece:

¡APROVECHA TU TIEMPO!

Nuestro mundo no es como el de la película, pero actualmente los
acontecimientos que están pasando hacen que parezca que vivimos en una. No podemos permitirnos desperdiciar el tiempo, ya que no sabemos cuánto tenemos. Debemos cogerlo y utilizarlo para que nos haga mejores. LOS MEJORES.

Para llegar a ser los mejores nos viene a la cabeza una importante
pregunta: ¿Cómo lo conseguimos? Bien, paso a paso.

Dicen que cuando eres viejo de lo único que te arrepientes es de haber perdido el tiempo. Pues bien: ¿En qué vas a invertir el tuyo?
Deja que te de algunos consejos:

  1. Debemos superarnos a nosotros mismos y ponernos metas.
  2. No te conformes con lo que ya sabes. Siempre puedes aprender cosas nuevas.
  3. Crece en conocimiento.
  4. Crea tu propia huella para poder ser recordado por lo que hiciste.
  5. Aporta e inmortaliza tu vida.

Solo así habrás hecho que tu vida no haya sido una pérdida de tiempo.

En la película, la cantidad de tiempo define el éxito. Pero en la vida real para tener éxito debes dedicar tiempo.

¿En qué invertirías tu tiempo?
¿Qué es el éxito para ti?

Por suerte, aún te queda tiempo para decidir en qué invertirlo. O no. ¿A qué estás esperando? Ya dejaremos de vivir cuando estemos muertos. Sólo dime…

¿Cuándo empezamos?

 Consejo de la Rana Roja.

¿Quieres leer el artículo?