RESUMEN:

La seguridad de presas se ha venido abordando mediante el cumplimiento de una serie de criterios establecidos por la normativa y las mejores prácticas, considerando los diferentes elementos que integran la presa y el embalse. Así, se habla de seguridad geológico-geotécnica, seguridad hidrológica, seguridad estructural, seguridad relativa a los elementos mecánicos, suministro de energía eléctrica y accesos, por citar las comprobaciones más habituales. A finales del siglo XX se introdujeron metodologías basadas en riesgo, que abordan la seguridad de presas considerando las consecuencias asociadas a los fallos y la declaración explícita de la verosimilitud de dichos fallos, expresada mediante el lenguaje de la probabilidad. Es innegable que las ventajas que presenta un enfoque basado en riesgo vienen acompañadas de ciertas dificultades de aplicación práctica y de cambio de paradigma que han limitado su uso generalizado. No obstante, algunos propietarios y operadores de presas no sólo no han renunciado a su aplicación, sino que están avanzando hacia una segunda generación de metodologías basadas en riesgo, con un enfoque más sistémico, que incorporan interrelaciones entre elementos que se venían analizando por separado. En la presente comunicación se desarrollan estas ideas y se presenta el estado actual y tendencias mundiales en la materia.

 

>>> Artículo completo <<<